Campamento de verano 2018

El 28 de julio comenzamos la sexta edición de nuestro campamento de verano con el objetivo de lograr que más de 80 menores residentes en centros de acogida de la Comunidad de Madrid disfrutaran de 10 días inolvidables, no solo llenos de actividades sino también de cariño y nuevas experiencias. Treinta monitores fueron los encargados de hacer que "Urdaland" se convirtiera en un lugar mágico en el que los diez mejores días del año fueran una realidad. 

Día 1
A las 16 hrs dos autobuses cargados de sueños e ilusión por saber qué les esperaba emprendieron su camino hacia Toledo. Mientras tanto, más de 30 voluntarios se encargaron de convertir el albergue en un lugar mágico "Urdaland", donde las cuatro tribus (Jungla, oasis, sabana y tundra) competirían durante diez días para conseguir un gran premio. 
Cuando llegaron los integrantes de las cuatro tribus, hicimos el reparto de habitaciones para que los niños fueran conociendo a sus monitores y después de merendar deshicimos nuestras maletas. 
Para terminar el día inauguramos "Urdaland" con una celebración muy especial en la que niños y voluntarios disfrutamos de un espectáculo de fuegos artificiales. Sin duda, una manera diferente de empezar nuestro campamento. 

Día 2
Amanece en Urdaland y las cuatro tribus ya están listas para pasárselo en grande y hacer todo lo posible para conseguir los puntos para su equipo. Después de una mañana llena de actividades como piscina, arte, multideporte o puntería nos fuimos a comer para recargar energías. Piscina es, sin duda, la actividad favorita de nuestros niños aunque también han triunfado mucho el tiro con arco y "paintball". Por la tarde, hemos aprendido a cocinar una tarta con la ayuda de nuestros monitores, hemos bailado, nos hemos dado un chapuzón en la piscina y hemos inaugurado una nueva actividad en nuestro campa para acercar a los más peques al mundo de la ciencia con "¡no es magia, es ciencia!". 
Por la noche todavía teníamos ganas de más y, antes de irnos a dormir, hemos disfrutado de "la noche de las estrellas" donde los más mayores han salido a dar un paseo por fuera del campamento mientras que los peques buscaban estrellas y escribían los deseos que pedirían a su estrella.